La Isla de la Toja (A “Toxa” en gallego) es una pequeña isla en las Rías Baixas (Rías Bajas) conectada a la parte continental de Galicia por un puente de hormigón de principios del siglo XX. Aunque es pequeña y está ubicada a sólo un par de cientos de metros de la costa, es un destino bien conocido y popular para los turistas gallegos.

isla toja traslatio

Mientras recorres la Ruta Traslatio por la Ría de Arousa, una parada en esta isla y en O Grove, te sorprenderá. Una parte significativa de la Toja está protegida contra el desarrollo urbano y ésto ha dado lugar a una concentración de hoteles, apartamentos y casas en un área muy pequeña de la isla.

Historia Isla de la Toja

Su historia es bastante curiosa y narra que esta isla era utilizada por los vecinos como lugar de pastoreo para sus animales.

Cuentan también que un cura de O Grove poseía un burro al que tenía gran afecto. Al enfermar el burro con lo que parecía una enfermedad de la piel, le aconsejaron sacrificarlo, pero el cura se rehusó, abandonándolo en la isla para que muriera al final de sus días. Grande fue su sopresa cuando un tiempo después volvió a la isla y encontró al burro de lo más saludable, con su piel cubierta de lodo y sus heridas curadas. A raíz del descubrimiento de la propiedades medicinales del barro de la isla, se instaló una famosa fábrica de jabones y productos de belleza –que hoy ya no se fabrican allí– y el famosísimo balneario (hacia 1905).

Qué ver y visitar en Isla de la Toja

Ermita Isla Toja
Al llegar a la Toja, una de sus atracciones es sin duda su inusual ermita. La característica que distingue a esta iglesia de cualquier otra, se hace evidente al aproximarse a ella y descubrir la inusual textura de su fachada. Y es que las paredes exteriores de la iglesia está completamente recubierta de conchas de vieira.

La iglesia, dedicada a San Caralampio y a la Virgen del Carmen conserva su culto desde el siglo XII y se puede explorar en un par de horas.

puente isla toja

La Toja tiene también un campo de golf de 9 hoyos repartidos en sus 6122 m de longitud. Rodeado por las aguas de la ría, las hermosas vistas de sus distintas secciones lo convierten en un lugar ideal para practicar este deporte o simplemente deleitarse con sus paisajes.

Para concluir, una visita a su famoso balneario con una de las mejores playas de la zona, y tal vez disfrutar un excelente plato de mariscos gallegos acompañados por una copa de fresco Albariño!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*