Isla de Ons en la Traslatio

En el punto de partida de la Ruta Traslatio o itinerario marítimo y fluvial, en la entrada de la ría de Arousa, hay una isla, ubicada frente a la Ría de Pontevedra y el litoral de Sanxenxo y que integra el Parque Nacional IllasAtlánticas: se trata de la Isla de Ons, un lugar lleno de misterios, como recogió en estas dos leyendas Alvaro das Casas, en 1934.

Isla de Ons en la Traslatio

El mito del niño y la serpiente

Había una vez un niño en esta isla que cada día iba a la colina con su ganado. Una noche, se sentó en una roca para descansar y tomar un refrigerio, cuando de repente vio una pequeña serpiente reptando cerca de él pero, en lugar de asustarse, le ofreció un pedazo de pan.

Con el tiempo se hicieron amigos, cada día comían el bocadillo juntos, el niño jugaba con la serpiente después del almuerzo y dormitaba acurrucado junto a ella.

El niño creció y un día tuvo que irse para hacer el servicio militar; cuando volvió a casa lo primero que hizo fue correr a la colina con el fin de encontrar a la pequeña serpiente, miró buscando entre las piedras y, finalmente silbó como lo hacía antes; después de un rato, vio una serpiente muy larga y, al acercarse vió que también era muy gruesa, el joven esta vez tuvo miedo. La gigante serpiente no lo reconoció y aferrándose a él lo abrazó fuertemente y lo mató.

Fue entonces que la serpiente se dio cuenta de que era él, su amigo, y afligida por lo que acababa de hacer saltó del mar y murió ahogada.

Isla de Ons en la Traslatio

El tesoro de la isla de Ons

Había una vez un anciano que contó una historia que un marinero de Arousa, cuando era soldado en África escucho de un moro.

El moro contó en susurros al marinero,  que existía una cueva en la isla donde había una fuente de caracoles de oro. De regreso a casa, el marinero aprovechó una mañana para acercarse a la isla y buscar el secreto, encontrándolo en el mismo lugar donde el moro le había dicho.

Luego fue a la península para alquilar una barca bien equipada y cuando se hizo de noche, regresó al lugar secreto para juntar todos los caracoles que allí estaban. Cientos y cientos de caracoles dorados llenaron la barca y el hombre se convirtió en multimillonario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*